martes, 11 de octubre de 2016


LA VERDAD

Heme aquí.
La vida es un vaso de whisky,
un hotel diferente.
Lo suficiente para pensar en ti.
Carlos Goñi me plagió estos versos
25 años antes de haber sido escritos.
En realidad, un plagio es tener un cuerpo
a nuestro lado
y darle la espalda
besar la almohada mientras ella te recuerda
lejos, muy lejos
al otro lado del río o de la orilla.
Dime qué nos pasó mientras tanto,
dónde terminaron los cuerpos ahogados,
¿sobre la arena
o hundidos en miseria y soledad?.
Mejor no contestes.
Los moribundos y enamorados
nunca dicen la verdad.

O.D.CH.
(Oscar Domínguez Chocán)

viernes, 22 de enero de 2016



CARTA DE UNA EDITORIAL

¿Te imaginas besándome en el porche
acomodada
observando juntos la luna llena
desangrándote la vida
devorándote los ojos?.
¿Te imaginas que llega el cartero
y pregunta por mí,
que abro la carta
y una editorial apuesta por mis versos
ofreciéndome un contrato de por vida?.
¿Te imaginas que me da un ataque de risa
río
río
río y rompo la carta en mil pedazos
abrazándote
comiéndote la boca despacio?.
Esa es la dulce venganza que planeo,
que todos los versos sean tuyos
que vuele libre
que la editorial te envidie
y piense en otro pardillo
para convertirse en su sanguijuela.
Yo prefiero que tú lo hagas
con mis labios cada noche.
A eso llamo un verdadero triunfador.

O.D.CH.
(Oscar Domínguez Chocán)

sábado, 19 de diciembre de 2015



LA INFLUENCIA DE SCORSESE

Quiero levantarte la falda, sí, no seas ahora
tan púdica como una ciudad virginal
sin invasores, con murallas intactas.
Quiero que sean mis versos beligerantes
y vacíos de rubores
de caballerosidad
los que actúen por mí.
No me critiques,
ya sabes la influencia que tengo de Scorsese,
que huyo del papel de sicario
y prefiero que disparen otros y no hagan de tu cuerpo
un prisionero voluntario.
No te inquietes
Yo quiero levantarte la falda y partir tu vida
en cuatro partes
y repartir cada una de ellas por la mía
para disfrutarte cardinalmente
en horizontal y vertical
con el único temor a que tu piel
convierta mi cuerpo en humo y cenizas.

O.D.CH.
(Oscar Domínguez Chocán)

martes, 8 de diciembre de 2015



EL CAMINANTE DORMIDO

Soy un caminante dormido.
En mis ojos se posan musarañas y recuerdos.
De la boca
saqué mi último anzuelo tragado,
tu noquierovertemássinomehacestuya,
largo, larguísimo y afilado como una vieja letanía.
Los niños en la calle
ya no se divierten con los juegos de antes
ni con las niñas de su barrio,
no se conforman con las rodillas magulladas
y un beso robado en un portal,
los niños de ahora
buscan la fama rápida, el halago fácil,
el próximo circo ambulante
al que subirse en marcha
con la complicidad paterna.
¿Te acuerdas de Mozart convertido en un mono de feria
de Salón en Salón, de Corte en Corte, sin infancia?.
Todo eso hemos retrocedido.
Soy un caminante dormido.
Pero al menos, me alivia saber que sueño contigo cada noche.
Que los anzuelos
a veces se muerden con placer
y no hay dolor cuando la respuesta deja heladas tus muñecas.

O.D.CH.
(Oscar Domínguez Chocán)


FINGIMIENTOS

Lo lamento, no sé fingir quien no soy.
Tampoco lo saben hacer mis versos.
Ahora, que hay tantas páginas literarias
como revistas porno publicadas en papel,
ahora que las redes sociales se colapsan
para responder
(o retuitear como dicen los modernos) hasta la basura
alimentando el odio
gracias a la impunidad del anonimato.
Lo lamento, no sé fingir quien no soy.
Sé que mis poemas
terminarán en la nube o en un disco duro machacado
por culpa de la corrupción
tan perdidos y hastiados en el tiempo como Bill Murray.
Pero no te preocupes amor,
hace tiempo que nos hemos acostumbrado,
nos hemos resignado.
Ellos (mis versos) a sentirse anónimos
excepto en tu boca.
Al menos en eso nos parecemos,
guiñándonos el ojo izquierdo
con una tierna y a la vez agria complicidad.

O.D.CH.
(Oscar Domínguez Chocán)

En la imagen el actor Bill Murray

domingo, 6 de diciembre de 2015


EL FIN DE LAS FRONTERAS

Me gustaría descalzar mis palabras en tu presencia
y con ellas recorrer tu cuerpo en francés
o en cualquier otro idioma.
Me gustaría escribir versos
y que solapadamente asciendan por tus tobillos
llegando a tu corazón
para que entre nosotros no existan las fronteras.

O.D.CH.
(Oscar Domínguez Chocán)

jueves, 26 de noviembre de 2015



SUEÑOS, CONFESIONES Y ETERNIDAD

Apoya tus sueños en el borde de mi escote,
que se despeñen por él cada uno de tus miedos
y se acurruquen junto a mis areolas,
no temas,
porque el amor cruzó el este del Edén.
Yo confesaré todas las pasiones ocultas
cuando nos queden dos pasos de aquí a la eternidad.

O.D.CH.
(Oscar Domínguez Chocán)